jueves, 3 de noviembre de 2016

MI JAIME

Nada más lejos de mi realidad cuando regresé después de once años, a mi tierra natal, concretamente a la ciudad donde nací, y por supuesto, me crié con mis hermanitos...
Nada más lejos de mi realidad que, tres años después de tu muerte a destiempo, el luto no había hecho más que empezar... Ese ansia por la vida, y esa esperanza de que el dolor ya casi había desaparecido, estaban incubándose apaciblemente en mis entrañas... Y el luto regresó, con rabia, ansia y enorme.... Enorme...
Llegado mi 37 cumpleaños fue peor... Fue un día tan triste... Y es que era tu edad, en la que te perdí... Y ya era de tu edad, y eso era imposible, mi hermanito mayor... Era imposible! 
Todas las lágrimas que ya había desparramado, eran mínimas, mínimas comparadas con todas las que aún me quedaban por despojar...
La enorme ciudad no deja un hueco en el que no tenga algún recuerdo contigo. Y en el fondo de mí, he estado esperando a que aparecieras en cualquier momento, por cualquier esquina por las que hemos reído, discutido o disfrutado en tantas y tantas ocasiones... No podía aceptar que eso no iba a suceder... Y mi ciudad me hundía por mis recuerdos a tu lado... Viviendo fuera, lejos, y sin marcos de recuerdos contigo, me era mucho más fácil pensar que ya te había superado... 
La muerte de un ser querido jamás se supera... Lo que sientes al cabo del tiempo, es aceptación... Pero en ningún caso una superación de dicha muerte...
Cada día te pienso...
Cada día...
Ahora, y tras seis años y medio, por fin, puedo gritar a los cuatro vientos que te echo de menos y que daría lo que fuera por un abrazo tuyo... Y también acepto que cada noche, al dormirme, me lo das, y que estás a mi lado... También sé que me aconsejas con esas vocecita interior que a veces me habla...
He aprendido a aceptar que ya no estás físicamente y que estás bien... 
Y que mis lágrimas no son buenas si son de tristeza... Tengo ángeles que me lo han susurrado... Y quién sabe! Lo más seguro es que uno de mis ángeles seas tú...
Ahora, y después de demasiada lucha interna, puedo entender que estás en otro plano, que sigues aquí, conmigo, y que eres un alma perfecta... Mi hermanito, mi niño...
Quiero que sientas que te quiero... Que te acepto tal cual, y que eres un ángel del cielo...
Siempre en mi corazón, siempre...
Antes desde el luto, y ahora desde lo más profundo de mi alma y mi alegría por tenerte cerca, aún en otro plano...
Mi hermanito...

lunes, 24 de octubre de 2016

MI CAMPO












Sí... Después de un interesante día de emociones, de muchas tareas, me dispongo s salir fuera de mi casa... Cruzo al campo que resta de mi hogar unos veinte metros y me dedico a respirar...
Respiro profundamente y siento el aire correr por mis venas... Siento como cada molécula de oxígeno se adentra en mi cuerpo cansado del día a día... Y puedo respirar tan profundo que el aire ya me permite ver más allá... Y veo, por fin veo que estoy en plena naturaleza... Afortunada... Afortunada por estar en ella, por poder sentirla cuando me plazca, simplemente cuando tenga ese deseo...
Ese deseo que en pocas ocasiones llego a realizar por disfrute, y que hago mecánicamente, sin darme cuenta que me lo estoy perdiendo... Me lo pierdo por no saberme disfrutar de las pequeñas cosas que la vida nos brinda... Pidiendo a cambio respeto, solo eso... Respeto a la naturaleza... 
Me doy cuenta que en frente de mi nariz poseo toda la libertad que quiera y que necesite... Porque con sólo cruzar una estrechísima Calzada, el cemento gris, las preocupaciones estresantes y los agobios, se convierten, si los dejo, en naturaleza viva, pura y plena...
Naturaleza somos todos...

sábado, 8 de octubre de 2016

SIMPLE ARENA















Camino por la orilla de la playa y solo siento arena bajo mis pies... Solo arena...
La sal empieza a escocer en mis empeines y solo siento arena bajo mis plantas y la sal endureciéndose en mis pies...
A veces la espuma toca las puntas de mis dedos incrédulos.
El paseo me reconforta... Hace tiempo que no lo hacía, y siento que mi alma empieza a aquietarse... Que extraña sensación! Pertenezco a este hábitat y hace tiempo que no me relaciono con el... Extraña... Ambigua? ...
Por fin concentro todos mis sentidos y las olas del mar se coordinan con el latido de mi corazón y las lágrimas de mis ojos, se contonean con la marea...
Tanta felicidad en escasos tres minutos no pueden ser reales, no pueden ser verdaderas...
De repente... Desperté...

sábado, 13 de febrero de 2016

DESTRUCCIÓN


Lo destruyo todo a mi paso... No hay remedio... Hasta hace muy poco tiempo pensaba que el mundo a mi alrededor era el que se desmoronaba. A medida que pasa el tiempo y veo las circunstancias de mi realidad, tomo conciencia de que soy yo... Lo destruyo todo a mi lado paso...
Soy destrucción!

viernes, 25 de septiembre de 2015

Manipulación

A quién no han tratado de manipular alguna vez? 
Las personas manipuladoras, también se las puede llamar, en muchas ocasiones, mal tratadoras.
Tratan de que todo lo que hagan los demás gire en su vida, y de no ser así, tratan de hacerte sentir mal, poniendo millones de excusas que te pueden llevar al convencimiento.
Una persona manipuladora basará su criterio en sentirse bien, sin importar los sentimientos de los demás en lo absoluto.
Suelen ser egoístas, críticos, poco inteligentes, negativos, y con una auto estima muy por debajo de los niveles normales.
Sólo cuando manipulan y llevan a cabo sus objetivos, se sienten felices. O aparentemente felices, porque no tienen fin.
Nunca es suficiente, y no les sirve un no por respuesta a sus peticiones.
Suelen mentir, engañar y tienen un don para hacer sentir mal al resto. Ya sea por la vía de la pena, por la vía de la culpabilidad, o por la vía de la fuerza, el chantaje o las amenazas. Es decir, en resumen, también se les podría colocar el adjetivo de infantiles o inmaduros.
Suelen tener bastante que ver con las personas psicopatas. Que solo ven el objetivo a perseguir, y hacen lo que sea con tal de que sus deseos sean los que se hagan realidad. No les importa nada el resto.
Egoístas, y normalmente con carencia de bondad. Sólo tienen ojos para ellos. O para ti, pero solo en el caso de que hagas siempre, lo que ellos quieren.
Pueden catalogarte como su mejor amigo, o su mejor pareja, hasta que les llevas la contraria en algo, o no acatas sus órdenes, entonces, pasas a ser la peor persona que han conocido. Además, suelen tener facilidad para insultar, degradar, vejar y demás, si no estás con ellos.
Uno de sus lemas preferidos, sin duda es: o estás conmigo, o contra mí... Y ay! De ti cómo te conviertas en lo segundo... Harán lo que esté en sus manos para destruirte, para que te sientas como un lastre, como una defecacion...
Son personas tóxicas, que creen saber amar, y nunca han sentido nada más que por ellos mismos.
Suelen mostrar dos caras. O bien, de persona triste, desengañada por la vida, melancólicas, etc... O, por el contrario, muy seguras de sí mismas, absolutamente independientes, y sin motivo aparente como para las puedas reconocer como tal.
Si te topas con un perfil de este tipo, sal corriendo, no mires atrás.... De lo contrario, te arrepentirás el resto de la vida que esa persona "te deje" vivir...

viernes, 30 de enero de 2015

Apatía literaria

Porque carezco de simpatía por la escritura desde hace ya varios meses, y esa apatía me preocupa, pues es mi alma, entonces, la que no quiere hablar...
Seguramente se siente tan cómoda, reconfortada , que el silencio le es lo mas importante, el sueño eterno, la soledad tranquila... No Sé... 
Llevo varios días, quizá semanas, que no dejo de pensar en retomar mi pasión: la escritura, la lectura. Pero no llega mi deseo a materializarse por la inmunda excusa de falta de tiempo y cansancio. Una pena.
Hoy en cambio, me he obligado a sentarme frente a mi pereza, y plantarle cara, aunque solo sea para escribir estas mínimas líneas que, quizá, despierten en mí esa gana por plasmar mis pensamientos de nuevo...




miércoles, 11 de junio de 2014

APATÍA




Apatía se encontraba sentada frente al río, observando sus corrientes. No sentía nada, sólo observaba los movimientos, y no había nada que le llamara la atención en las aguas. Con lo único que pasaba el tiempo era observando y mirando, sin un ápice de nada... 
Llevaba días, quizá semanas, sin hacer otra cosa, sólo mirar y mirar y sin despertar, ni tampoco estar dormida... Sólo latente...
Ya ni siquiera se preguntaba los motivos de su auténtica dejadez... Sólo se dejaba llevar por las horas, los días... 
Casualmente, y mientras estaba sentada allí, pasó su antiquísima amiga energía. Tan sonriente como siempre, y con un aura que reflejaba alegría, entusiasmo y nerviosismo. Al cruzarse sus miradas, energía, muy potentemente le preguntó por su soledad constante, a lo que Apatía respondió: siempre soy así. energía, no hay nada ni nadie que pueda hacerme cambiar... Acuérdate que le hago honor a mi nombre... 
Energía normalmente acusaba al resto de sus defectos, y no dejaba pasar conductas como la que Apatía solía tener...
Después de una larga conversación, Apatía desistió de discutir con Energía, y simplemente asentía a todas las cosas que ella quería enseñarle, decirle...
Ay sí pudiera ser como ella! Tan feliz, tan enérgica, tan positiva, tan luchadora... Pero en su naturaleza, estas palabras no entraban por y para su manera de vivir... 
Por otro lado, Energía, envidiaba el poder tomarse las cosas, los sucesos, sin tanto ímpetu... Pero en su propia naturaleza no había cabida, tampoco, al desaire, a la monotonía, ni tampoco al pasotismo...

Quedaron de acuerdo en tratar de mezclar sus maneras, y así poder conseguir el equilibrio que tanto buscaban, tanto la una como la otra...

MORALEJA:
Cuando eres, o te sientes de determinada manera, tendríamos que saber mezclar las maneras, y poder quedarnos con la mezcla de las actitudes que nos gusten...