viernes, 29 de enero de 2010

LATIDOS

Siento un latir, siento un palpito.
Tengo un latido que me reclama ayuda, que me pide a gritos que no le agobie.
Siento el latir de mi corazon a toda prisa, se acelera rapido y a su antojo.
No es que este malito, es que acelera y frena cuando cree conveniente.
Y ahora, en este momento, lo siente asi.
latidos de mi corazon que inundan mi cerebro de sangre y de presentimientos.
Tengo huecos, tremendas cuevas por descubrir en el.
Pum pum pum... pum pum pum...
latidos y mas latidos.
Crece dentro de mi esa sensacion entre angustia y alegria por no dejarme ganar la batalla de caer en la tristeza, porque no es dificil hacerlo, aunque tampoco es facil.
Solamente siento los latidos reclamando mi atencion, y sabiendo que no dejaran de llamar mi atencion, porque algo quieren expresarme, y esa es la unica forma que tienen de hacerlo conmigo, de comunicarse. la unica manera que saben.
Incertidumbre, angustia y agonia, forman parte del paquete por el que se traspasan.
Alegria, jolgorio y delicadeza, opuestos en el sentir contrario, en el siguiente latido.
Por la noche tambien aceleran ellos...
Por la mañana me reclaman la atencion de nuevo, y yo sin saber, sin predecir que quieren de mi, que pasa con la alarma.
latidos latidos latidos... Pum pum pum...
Que extraño mensaje me aguarda?

2 comentarios:

  1. Guarda los buenos latidos y deja las preocupaciones en el olvido.

    El mensaje: escucha cada latido. :)

    ResponderEliminar